Blogia
barad-dur
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El dueño de la biblioteca

Fui bastante amigo del cura Bésero. Recuerdo que una vez le pregunté si a lo largo de la vida había escuchado en las confesiones alguna curiosa revelación. Me dijo que sí (...) Un fiel de su parroquia, hombre tan orgulloso como ignorante, a lo largo d elos años había reunido una importante biblioteca. Bésero le hizo la clásica pregunta:

-¿Es usted muy lector?

-No leí ninguno de estos libros- exclamó el hombre-. Ninguno

Con sorpresa advirtió Bésero que los ojos de su interlocutor estaban humedecidos por lágrimas.

-¿Por qué?

-No sé. Usted perdona mis pecados, pero algo o alguien no me perdona. Me castiga quizá, porque soy orgulloso. Un castigo que me rebela. Mire: tome al azar cualquier libro de esta biblioteca.

Lo entreabrió. Le hizo ver las páginas.

-¿Qué tiene esas páginas? preguntó Bésero- Son como las de cualquier libro.

-efectivamente. Cubiertas d eletras, ¿no es verdad?

-Sí, cubiertas de letras..

-Fíjese lo que pasa cuando yo quiero leer. Es para volverse loco. Mire, de nuevo, el libro.

El hombre lo abrió, como para leerlo.  Miró Bésero y vió que las páginas estaban en blanco.

Adolfo Bioy Casares.

Una magia modesta.

Tusquets editores S.A., Barcelona, 1998

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres